Dices....

Y dices que tus manos son espuma, por eso
me tocan y desaparecen en mi piel....
Dices que tus labios saben amargo,
veneno con el que morir lentamente...
Susurras que tus ojos lloran y esas lágrimas
son palabras de tinta, ilegibles, en tu rostro...
Describes un mundo que no existe,
y me pides perdernos en él....

Mariposa amarilla

Me sigue, incansable, la mariposa amarilla...
revolotea sin parar y yo le digo vete ya!!! déjame tranquila con mi tristeza...
tus colores me recuerdan que mi sonrisa se apagó y tu vuelo me atormenta
por las alas que ya no tengo...
déjame en paz bañada en lágrimas y vete a tu mundo de primavera!!!

Y llegó un viento helado,
que nos congeló al instante la sangre...
y el amor,
viviendo un encuentro con el miedo,
la locura, la sin razón...
no hay vuelta atrás
ni pasos hacia adelante,
sólo una pausa eterna
que nos hace parecer muertos en vida,
fantasmas sin corazón
unas notas sin canción
en ese mundo de oscuridad.

Pasan los sueños...

y dejan un olor a vainilla...
Pasan despacio y nos da tiempo
a tocarlos, besarlos
y echarlos de menos.
Pasan y
quizá, con suerte,
vuelvan esos...u otros gemelos.
Pasan y nos quedamos
con cara de estatua de hielo,
con voz de espíritu y
con el alma capturada en
una botella que
se pierde en un mar oscuro,
sin saber cuál será su destino.

cabalgo, a horcajadas,
sobre un reloj atemporal
sus manillas son de cartón
su esfera, de caramelo,
y adornado con grandes alas
de plumas de almohada...
el viento deshace mis rizos
y, en mi interior, coloca,
como un regalo en
el árbol de navidad
la sensación de libertad
y de que nada puede detenerme...
es un engaño, claro,
y para hacer que sea real,
debo cerrar los ojos e
intentar imaginar
que soy de espuma...ligera...suave...

Si piensas que sueñas
frota tus párpados, suave,
y lo que parece un espíritu
se hará material...
y podrás acariciarlo
...que todo lo que un día fue sueño
se convertirá en realidad.

Hechizo

Yaces tendido en el llano
tu silueta, confundida, recordando ceniza
y entre las grietas de tu cuerpo desnudo
se oye el monótono ritmo de un lejano tambor
al tiempo que crece la yerba,
formando lánguidos campos yermos ,
en los que nunca podremos sembrar.
Abre tus labios sedientos, áridos...
y cuando puedas alcanzar, tan sólo rozando,
una seca hoja prendida en mi larga melena
tu expresión se tornará una suave luna creciente;
entonces podrás alzar tus manos de bruma,
envolver mi cuerpo quieto,
convertirlo en alma
y despertar mis párpados de roca
abriendo paso, suavemente, al ocre de mi mirar.

" Soy lluvia que moja el silencio y resbala hasta el atardecer de las palabras escritas en el azul de un sueño interminable..."

Seguidores